jueves, 10 de diciembre de 2015

la noche del oropel

aupado en aberrante equilibrio
sobre una burbuja de cava
presta a estallar,
reaparecieron en su mente
los fantoches
de aquella interminable
noche del oropel,
en la que, sucesivamente,
se habían ido ocultando
las ideas,
      las ideologías,
          los programas,
              las siglas y
-oh, pirueta electoral estelar-
los al fin prescindibles
candidatos.

martes, 8 de diciembre de 2015

diciembre

diciembre. la puerta emergiendo del mar, sin más eje que el oleaje, con su umbral impreciso, en el que antagonías como dentro o fuera, borroso o nítido, siempre o ayer, no son sino vías de agua abiertas en la clepsidra.

amanece diciembre y Ω cierra el libro en la misma página en que lo abrió. sube la persiana y, con el silbido de la cafetera, aparta los platos sucios para dejar espacio a las tostadas, la mermelada y el queso fresco. no le apetece ir al trabajo, tampoco encender la televisión o revisar el correo electrónico. fija su mirada extraviada en la puerta debatiéndose en el mar, mientras presiente la clepsidra trazando círculos cada vez más estrechos sobre su cabeza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...