jueves, 30 de julio de 2015

rediós

(si bien, según recogen otras fuentes, más desconcertante fue, si cabe, para el protagonista de la entrada anterior, advertir el día de su marcha del monasterio, en el mismo lugar en el que le había sobrevenido la supuesta visión divina, la inexplicable aparición de un plato de loza de inmaculado color blanco con una hermosa tortilla de dos huevos, de un amarillo oro tan vivo que poco podía envidiar a la cabellera de Venus surgiendo de las aguas en toda su esplendente desnudez.
huevo y mujer: germen, matriz, fuentes de lo real. tal el silencio.)

miércoles, 29 de julio de 2015

dios

Si amas la verdad, sé amante del silencio.
(Isaac el Sirio)

con el espíritu convenientemente forjado en el yunque de la quietud, la soledad y el silencio, y desarmada ya la mente por la frugalidad del comer y la ausencia de lecturas narrativas, no tengo reparo en confesar que anoche logré ver a dios surgiendo de improviso de una de las infinitas grietas abiertas entre los sillares del claustro del monasterio al que me he retirado a meditar en exasperado intento por reencontrar mi centro de gravedad. prevenido por el conocimiento de algunos textos sagrados orientales, no me sorprendió tanto su mínimo tamaño (poco más que un hueso de cereza cherry) como lo excepcional de su naturaleza (un abigarrado muestrario de oquedades diversas levemente achatado por los polos). rápidamente surgieron en tropel todas las preguntas y dudas largo tiempo abrigadas tras los postigos del alma. pero antes de que yo pudiera decir nada, apoderándose con su solo hálito del silencio de la oscuridad, me lo exhaló con tal precisión a la cara que no solo selló mis labios sino que partió en dios mi caparazón.

martes, 28 de julio de 2015

Maeva Arii! (¡Viva el rey!)

Leyendo los Escritos de un salvaje, de Paul Gauguin, me encuentro con este llamativo fragmento acerca de una antigua ceremonia maorí:
"Una vez en el maraé, volvía a colocarse al ídolo en el altar, y la fiesta [de proclamación] acababa con una escena que disminuía singularmente su solemnidad. El jefe o rey, sentado sobre un tapiz, cerca de la imagen del dios, recibía lo que llamaban el último homenaje del pueblo. Se trataba de danzas y de representaciones de la más chocante suciedad, de la obscenidad más vulgar, en las que varios hombres y mujeres, totalmente desnudos, rodeaban al rey y se esforzaban en tocarle con diferentes partes de su cuerpo, hasta el punto de que este apenas podía evitar que le cubrieran con su orina y sus excrementos. Esto se prolongaba hasta que los sacerdotes empezaban a hacer sonar de nuevo sus trompetas y tambores, lo que constituía la señal de retirada y el final de la fiesta. El rey volvía entonces a su casa, acompañado de su séquito." O tempora, o mores!

domingo, 26 de julio de 2015

cambio de agujas #1

de regreso tras años de ausencia a la ciudad y al país que te vieron nacer, descubres desde el otro extremo de la terminal a tu yo mismo de una década atrás avanzando a duras penas entre la marabunta. sonríes burlonamente para tus adentros y aunque un atisbo de hipócrita compasión atraviesa tu mente al reconocer ese caminar impreciso de cobaya algo abrumado, de inmediato optas por acelerar el paso en dirección contraria, evitando volver la mirada.

viernes, 24 de julio de 2015

iluminación

y te interrogas sobre cómo es posible que en una tarde cualquiera del presente mes de julio (uno de los más sudorosos y sedientos de los últimos tiempos), subiendo por rambla Catalunya (un paseo extrañamente inhóspito para ti -y ello a pesar de las dos hileras de tilos que lo flanquean-), SÚBITAMENTE, mientras esperas frente a un paso de peatones, ACONTEZCA LA ILUMINACIÓN en la contemplación absorta de una lona publicitaria con una imagen fotográfica realizada en ángulo picado en la que las hojas de un bosque de cerezos en flor descubren el paseo en barca de un hombre y una mujer. pero hoy no son Adán y Eva los que te hacen olvidar la cotidiana pugna en tu mente entre problemas personales, familiares y laborales, por una lado, y los diversos efectos narcóticos del vino, el rock y la creación literaria, por el otro; es la paleta de rosas y blancos con sus armoniosos destellos la que, paulatinamente, se adueña de tu yo daltónico para confiarlo, por un soplo o latido de tiempo, a la luz.

martes, 14 de julio de 2015

La noche griega

"Entré en la oficina del primer ministro eufórico. Estaba viajando en una hermosa nube empujada por vientos de hermoso entusiasmo del público por la victoria de la democracia griega en el referéndum. El momento en que entré en la oficina del primer ministro, sentí inmediatamente un cierto sentimiento de resignación, una atmósfera cargada negativamente. Me encontré con un aire de derrota, que estaba completamente en disonancia con lo que estaba pasando afuera. En ese momento tuve que plantear al primer ministro: ‘Si desea utilizar el zumbido de la democracia que se oye fuera de las puertas de este edificio, puede contar conmigo. Pero si por el contrario siente que no puede manejar este majestuoso 'no' a una proposición irracional de nuestros socios europeos, voy simplemente a desvanecerme en la noche'".

Y hoy es 14 de julio.

martes, 7 de julio de 2015

lo sabían

todos, pero todos, lo saben
(Ch. Bukowski)

lo supo su madre desde el momento en que notó el calor de su cuerpo ingrávido; también su padre, nada más entrar en la sala y mirar a su esposa; lo supieron sus abuelos, el personal sanitario, incluso las espléndidas flores robadas a mayo por las visitas.


habría puesto la mano en el fuego aquel astrólogo tan famoso de la televisión, pero no la cautelosa quiromante; y aunque expresaran sus dudas rayos, truenos y nubeslo habrían corroborado las vísceras de las aves que tantas veces le vieron encaramarse al viejo limonero del jardín; por supuesto, lo sabía su hermano -con un alto grado de complicidad-, así como la aguerrida clase del primero b al completo -incluida aquella chica tan mona que siempre sonreía aunque nunca se enterara de nada-; tampoco fue desconocido para la directora, ni para el obstinado jefe de estudios ni, como es fácil de entender, para Pitágoras, Newton, Cervantes, Mozart o los Reyes Católicos; todos ellos lo sabían.



domingo, 5 de julio de 2015

oxi

     frente a la tiranía de ceros y unos,
     se da cita el destino,
     y con él, insurrección
     de la memoria y
     de la dignidad heridas,
         EL POEMA DEL NO,
     de la cólera y el temple trágicos
     hincando su voto
     en el monstruoso ojo
        de la codicia, la vanidad,
              la mentira y el miedo.

jueves, 2 de julio de 2015

clepsidra, 6.00 de la mañana

y entre destello y destello, optas por enumerar cuánta gente interesante desconoces (no se trata de ponerlos a todos, uno por uno, en fila india, aunque te obsesiona, no sabes por qué, la cifra total).

pero más allá de los ángeles rabiosos que firman los libros que lees, los cuadros que contemplas o la música que devoras con tu impaciencia, las sábanas solo devuelven cúmulos de cuerpos fragmentados, el tacto eléctrico o sediento de unos cabellos abandonados entre las sombras, la pequeña cicatriz en la corva o la comisura de los labios, la espectral sonrisa del instante orgiástico y su silencio devorado de nada.

¿qué ocultan los bolsillos tras la pleamar de los dedos? ¿o es tan solo arena, cayendo a peso clepsidra abajo en la mañana?

tu mirada nómada encuentra su oasis en la desdibujada lámina con el desierto de klee que despunta de entre los cojines, los bocetos, las copas vencidas. todo por hacer, ningún lugar a dónde ir, el nuevo día se filtra entre las lamas de la ventana y bajo el agua de la ducha hasta la más nimia elección (¿zumo o café?) parece sencilla: un sorbo de inexistencia con medio terrón de azúcar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...