viernes, 21 de marzo de 2014

La herida de Penélope

Musisz opiewać okaleczony świat.
Patrzyłeś na eleganckie jachty i okręty;
jeden z nich miał przed sobą długą podróż,
na inny czekała tylko słona nicość. [...]
Opiewaj okaleczony świat
i szare piórko, zgubione przez drozda,
i delikatne światło, które błądzi i znika
i powraca.

 (Debes alabar al mundo herido.
Mirabas yates y barcos,
uno de ellos tenía que emprender un largo viaje,
al otro le aguardaba la salobre nada. [...]
Alaba el mundo herido
y la pluma gris perdida por un mirlo,
y la luz delicada que vaga y desaparece
y regresa.
-"Intenta alabar al mundo herido", Adam Zagajewski, frag.-)

lunes, 10 de marzo de 2014

Invierno, último acto


"El undécimo mandamiento
es no dejarse deslumbrar."
(Franz Biberkopf)


Es mediodía. Un parque. 
Invierno. Blancas sendas; 
simétricos montículos 
y ramos esqueléticos.

Un viejecillo dice, 
para su capa vieja: 
"¡El sol, esta hermosura 
de sol...!" Los niños juegan.

("Sol de invierno", frag., A. Machado)

domingo, 2 de marzo de 2014

Carnavales 2014 (oniroalegoría)

Don Carnal y Doña Cuaresma, flanqueados por sus respectivos
palmeros, disputándose el beneplácito de las encuestas
al respecto del resultado final del pasado debate de la nación.
Al fondo de la escena, un sacrificado padre enseña
a su inocente vástago la senda que conduce a su porvenir,
situado -cómo no- fuera del cuadro.

sábado, 1 de marzo de 2014

oniropecio #1

relámpago, laberinto, espejismo,
oscuridad seminal,
                            imágenes de lo inagotable,
miríada de sentidos
nutridos y a su vez nutrientes       de la raposa asustada
                                                       oculta bajo la pupila.
claridad de lo inesperado
                                          en sombra apenas perfilada

                                  la memoria anida
                                                      ahonda
                                                      ondea
en su vuelo sin alas
en la voluta
                                                de las dos, tres, cinco
                                                lunas
en las que colgué
mi supervivencia
de la percha
de tu desconcierto...

en tu mirar solitario                                                                       rodeado de extraños
                                                  deseaba yacer
                                                  arropada                                        por palabras azadas
                                                                       (aristas de luz)
que pugnaban por partirme de mí

se puede suspender el tiempo en el ascua de un cigarrillo
sin necesidad
                    de labio
                               corredizo uno?
(HEBRAS DE LUZ
NOS APUNTAN                                                                                CON OJOS
                                                 AMARTILLADOS)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...