lunes, 25 de noviembre de 2013

El rastro

lo buscó, imaginó gozarlo en la tibieza extática de los muslos de la fortuna, en la claridad ensimismada de aquel silencio, bajo las ruedas de la mirada. siguió su rastro entre líneas y creyó haberlo abrazado en la soñadora implosión de un dibujo de su pequeña, en el desconchado en la pared que había revelado la verdadera piel de su alma, en aquellos otros labios de acero que musitaban el mismo perenne adiós.

(se sucedían las imágenes: la noche derramada bajo los cascos de las botellas, el interminable viaje en el asiento trasero del alba, el infantil misterio de un ropero arrancado al sueño: creyó haberlo amarrado en el grito que arrastra su domingo en su enfrentamiento a vida o muerte con la gravedad.)

para cuando volvió en sí, solo era un fragmento herido bajo los árboles, incapaz de detener su carrera en pos de aquel rastro fugitivo, del que sentía latir su ausencia, al fin entraña de la nada, sentido que alcanza su azar en unos versos redimidos de su deuda con el tiempo:

domingo, 24 de noviembre de 2013

The Getaway (The ten differences betweeen...)


A lot of people go through life doing things badly.
Racing’s important to men who do it well.
When you’re racing, it... IT'S LIFE.
Anything that happens before or after... is just waiting.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Otoño (primer plano)


Como llegada de celestes ramas,
hoja marchita, ¿caes a la tierra
de esplendor y dolor para mostrarnos
el cumplimiento, la extinción, la espera?

También nosotros, arrancados, secos,
caemos en la tierra dilatada,
como una flor de negación caemos
desde la estrella hasta la soledad.

Tú también caes muda, sin saber.
Caes como nosotros, en silencio.
Igual que un cuerpo destruido caes
sobre la vertical del aire ciego.

("A una hoja seca", Andrés Sánchez Robayna)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...